¿Qué importancia tiene el lugar de montaje de las bisagras?

Lo ideal es ubicar una bisagra en el eje longitudinal de cada resorte de gas montado.
De este modo, la fuerza de reacción que ejerce el resorte de gas se transfiere directamente través de la bisagra al «entorno fijo».

Si la bisagra no se ubica en el eje longitudinal del resorte de gas, la fuerza local de la tapa o trampilla está obligada, de todos modos, a transferir la fuerza de reacción mediante un movimiento transversal a través de la bisagra hacia el «entorno fijo». Esto no supone ningún problema mientras la rigidez de la tapa o de la trampilla sea suficiente (maciza). Sin embargo, si el canto de la tapa o de la trampilla es tipo marco, este aspecto deberá ser tenido en cuenta.

Para evitar una sobrecarga irregular de las bisagras, deberían ubicarse simétricas al comportamiento de los resortes de gas montados.

¿Cómo puedo reducir una fuerza excesiva sobre el punto de giro de mi tapa o trampilla?

 

excessiveforce-pic-1

Las razones de ello podrían ser:

  • Las bisagras no son lo suficientemente fuertes para transmitir esta fuerza al «entorno fijo».
  • Las bisagras no se pueden atar con fuerza suficiente a la tapa, trampilla o al «entorno fijo».
  • La propia tapa o trampilla (y no las bisagras) no es lo suficientemente fuerte.

A la hora de montar las bisagras, es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Número de bisagras = Número de resortes de gas
  • Número de bisagras: mínimo 2 unidades
  • Sin embargo, si está previsto utilizar solo un resorte de gas, monte tres bisagras: ubique la bisagra central en la mitad del ancho de la tapa y monte el resorte de gas alineado con la bisagra central (véase el ejemplo más abajo).

FAQ-Techniek-2-Hoe-verlaag-ik-een-te-grote-kracht-op-het-draaipunt-van-mijn-klep-of-luik

Por lo general, se recomienda: fijar una bisagra en el eje longitudinal de cada resorte de gas, siempre que sea posible.
Si esta condición se cumple, la carga (fuerza) de cada bisagra equivale a la fuerza sobre el punto de giro, dividida entre el número de resortes de gas.
Esto significa que si se utiliza un solo resorte de gas, la fuerza total indicada por la herramienta de cálculo sobre el punto de giro de la tapa puede ser transmitida al «entorno fijo» utilizando teóricamente una sola bisagra.
Sin embargo, si se fija un resorte de gas sin una tercera bisagra directamente detrás del resorte en la mitad del ancho de la tapa, la fuerza indicada por la herramienta de cálculo sobre el punto de giro de la tapa se distribuirá por las otras dos bisagras, pero será la rigidez de la tapa la que sufrirá por tener que dirigir la fuerza hacia la izquierda y la derecha en dirección a las bisagras.
Al faltar la tercera bisagra, la tapa podría curvarse en el lugar en el que está montado el resorte de gas central, ya que este sigue ejerciendo una presión constante sobre la tapa cuando esta se encuentra cerrada.
En el caso de tratarse de una tapa de madera, la curvatura se irá apreciando cada vez más con el paso del tiempo (después de todo la madera «está trabajando»).
Otra posible pregunta que puede surgir es: «Tiene sentido fijar cuatro bisagras si se utilizan solo dos resortes de gas?»
Respuesta: ciertamente lo tiene. Aunque las bisagras montadas directamente detrás de los resortes de gas son las que transmiten juntas la fuerza indicada por la herramienta de cálculo en el punto de giro de la tapa hacia el «entorno fijo».
Las bisagras adicionales se ocupan de que la tapa cierre correctamente, y por ello, tienen una función determinada. Sin embargo no participan en la transmisión de la fuerza indicada por la herramienta de cálculo sobre el punto de giro de la tapa hacia el «entorno fijo».

Si se han cumplido todos los requisitos anteriormente citados y la carga por bisagra sigue siendo excesivamente alta, qué más puede hacerse para reducir la fuerza por bisagra?

  1. Seleccione en el resultado de la herramienta de cálculo un resorte de gas con una carrera más larga. Este resorte de gas deberá ubicarse algo más lejos del punto de giro de la tapa, y por ello, deberá ser también menos fuerte, de modo que la fuerza de reacción total sobre el punto de giro de la tapa se reducirá. Compruebe en este punto, si la posición de montaje de este resorte de gas más largo no supone ningún problema.
  2. Monte bisagras más resistentes. Esto no siempre es posible porque el tamaño de las bisagras debe ser proporcional a las dimensiones de la tapa. Por ello, por cada posición de bisagra sometida a carga, podrán ubicarse dos bisagras que habrá que montar muy juntas entre sí. Esto reduce a la mitad la carga por bisagra y duplica al mismo tiempo el número de tornillos.